170.000 metros cuadrados, toda la parcela de los antiguos terrenos de Repsol, plantada con especies mediterráneas, un proyecto que, como explica Sergio Reyes, profesor de Geografía de la UMA, «puede generar un atractivo turístico, funcionaría de un modo sostenible en tiempos de lucha contra el cambio climático, sin tener que gastar mucha agua y, con terral, la temperatura podría llegar a bajar de 40 a 35 grados».

El profesor Reyes es uno de los fundadores de la Plataforma Bosque Urbano Málaga, que mañana martes cumple dos años de su constitución. Por el camino, tienen el respaldo de los partidos de la oposición, cerca de 40 colectivos, entre asociaciones vecinales, colegios profesionales, ecologistas y de otro tipo, así como el apoyo de más de 37.000 firmas (de la plataforma change.org y las recogidas en la calle). Un respaldo obtenido en buena parte gracias a charlas explicativas por muchos de los barrios de Málaga.

Y frente a este proyecto ciudadano, realizado por voluntarios, el proyecto del PGOU, con el apoyo de PP y Ciudadanos, de un parque que ha pasado de 80.000 a 130.000 metros cuadrados, con un rascacielos y tres de promoción municipal (estos de momento en suspenso,a la espera de la marcha del mercado), además de VPO, zonas deportivas y un bulevar que atraviesa la zona verde.

Seguir leyendo...